Seminario de Lingüística Teórica y Aplicada

 

por Barbara Bertoni

Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México

 

El Laboratorio Trādūxit, es un  taller de traducción literaria colectiva del italiano al español que desde septiembre de 2015 coordino junto con mi colega Tomás Serrano Coronado en el Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México, tiene dos objetivos principales:

 

  1. Formar traductores literarios del italiano al español

La traducción literaria en México existe como disciplina sólo en la UNAM (en la carrera de Letras Italianas de la Facultad de Filosofía y Letras y en la Escuela Nacional de Lenguas, Lingüística y Traducción) y en la Maestría en Traducción del Colegio de México. Estas distinguidas instituciones recogen sólo a un público de estudiantes inscritos en las licenciaturas y maestrías que ofrecen.

El Laboratorio Trādūxit, en cambio, es un espacio abierto a todo tipo de interesados en la traducción literaria del italiano al español. Los requisitos indispensables para participar en el taller son: tener un buen conocimiento de la lengua italiana (nivel mínimo requerido B2), afición por la literatura y saber manejar el programa Word y los recursos informáticos. A nuestro taller se inscriben personas con diferente formación: traductores profesionales, profesores de italiano, estudiantes y egresados de las carreras de Letras (italianas, francesas e hispánicas) de la UNAM, así como personas que no tienen una formación humanística y que nunca han tenido experiencia en la traducción. También tenemos alumnos inscritos en los cursos del Instituto Italiano de Cultura que han obtenido el nivel más alto de la certificación del idioma y que desean mejorar el conocimiento de la lengua italiana. Sus expectativas son simplemente aprender más vocabulario, sin embargo terminan apasionándose por la traducción, porque se dan cuenta de que ésta es la lectura más profunda que se puede hacer de un texto, de que practicándola no sólo aprenden más vocabulario sino que se sensibilizan respecto a los matices de registro y que también adquieren más conciencia sobre su propio idioma, incluso hemos tenido participantes sin ninguna base en traducción que luego de tomar el taller han decidido dedicarse a la traducción de forma profesional.

 

 

  1. Promover la difusión de la literatura italiana en México

Las traducciones que se llevan a cabo en el Laboratorio Trādūxit no son únicamente un mero ejercicio de traducción. Nosotros traducimos con miras a la publicación y al concluir el taller tenemos un producto final: una traducción del italiano al español lista para publicarse. Hasta la fecha hemos traducido:

Demasiado corazón de Pino Cacucci (Otoño 2015)

Constelación familiar de Rosa Matteucci (Otoño 2016)

Cuerpo de Tiziano Scarpa (Primavera 2017)

Toca, Nora Blume de Claudia Quadri (Otoño 2017)

Pasos apresurados de Dacia Maraini (Primavera 2018)

El paso del hombre de Vanni Bianconi (Primavera 2018)

Gay panic de Riccardo de Torrebruna (Primavera 2018)

 

El Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México se encarga de la publicación electrónica en su página web, de manera que las personas interesadas tengan acceso a la lectura. Asimismo, buscamos editores mexicanos que la publiquen en formato impreso. Por ejemplo, Abismos casa editorial publicó en noviembre de 2017 el producto final de la tercera edición del taller y dentro de pocos meses otro editor publicará el producto del segundo taller. Desde el año pasado, empezamos también a colaborar con revistas, que publican fragmentos de nuestras traducciones. Algunos capítulos de Cuerpo fueron publicados por el Periódico de Poesía de la UNAM, La Colmena de la Universidad Autónoma del Estado de México y Abismos. Literatura en el abismo.

 

El Laboratorio Trādūxit es único en su género en México dado que cuenta con las siguientes características:

  1. Traducir en grupo todo un libro

Esta tarea nos enfrenta con toda una serie de dificultades, como la armonización del estilo general y la homologación de las estrategias de traducción que se tienen que respetar a lo largo del trabajo.

Traducir en grupo presenta problemáticas que no surgen cuando se traduce una obra de forma individual o se traduce en grupo un libro de cuentos o una antología de poemas. En una novela hay palabras y expresiones que se repiten y que se tienen que traducir de la misma manera, además hay que dar en todos los capítulos una voz igual a los personajes que aparecen en toda la obra. Es un verdadero desafío puesto que los participantes deben acordar y tomar diversas decisiones, adoptar soluciones de traducción y respetarlas a lo largo del trabajo.

 

  1. Los participantes colaboran en todo el proceso hasta la publicación

En muchos talleres y cursos de traducción, solamente se hace una práctica de traducción. A nosotros nos interesa que los participantes colaboren en todo el proceso de traducción homologación y revisión hasta que la novela esté lista para su publicación. En nuestra opinión, ésta es una experiencia formativa importante para los aspirantes a traductores que aún no han publicado una obra completa y es algo que no se enseña en la universidad. Además es muy estimulante para todos saber que se está trabajando con un objetivo concreto en común.

Enseñamos también cómo presentar un proyecto de traducción. Son los participantes quienes se encargan de preparar la página de Wikipedia en español del escritor, la sinopsis del libro, una breve nota bibliográfica del autor, la carta a los editores para proponer el libro, la edición digital de la traducción, etc.

 

  1. Coordinar el taller a 4 manos

El Laboratorio Trādūxit es coordinado en la fructífera modalidad “a cuatro manos” por dos profesionales de la traducción: el maestro Tomás Serrano Coronado, mexicano, docente de traducción y traductor al español de varias obras del italiano, se ocupa especialmente de cuidar que no se pierda toda la riqueza lingüística y estilística del texto fuente en la traslación al texto meta, mientras que yo, cuya lengua materna es el italiano, me dedico principalmente a la interpretación correcta del texto original en todos sus matices semánticos, pragmáticos y culturales.

            Al traductor se le exige un conocimiento profundo de ambos sistemas lingüísticos  en juego y, a la par, de ambas culturas; dicho de otro modo, un bilingüismo y un biculturalismo conscientes y equilibrados, que difícilmente se dan en una misma persona, de ese problema nace nuestra propuesta de práctica de la traducción a cuatro manos, que busca principalmente recoger de la manera más fidedigna lo contenido en el texto objeto de trabajo: forma, sentido y estética.

 

  1. Traducir al español mexicano, pensando en un lector mexicano.

Nuestro proyecto de traducción es un intento por resistir a la avalancha de traducciones de lenguas hegemónicas tan común en este país. Cabe recordar que las traducciones de literatura italiana llegan a México provenientes de otros países, en su mayoría de España y de Argentina. Desde un punto de vista puramente económico, este hecho resulta apreciable, pero no así desde una perspectiva lingüística y cultural, según la cual cuanto más oral es un texto, tanto más disfuncional resulta éste para el público de la misma lengua, pero de una variante distinta.

 

Hoy en día, son de sobra conocidas las políticas de los grandes consorcios editoriales que le exigen al traductor un uso de una norma panhispánica que ellos mismos no conocen y llaman un “español neutro” que, supuestamente, resulte comprensible para todos los hablantes de español. Dicha política editorial tan arraigada en México sólo tiene como efecto, por un lado, que ningún lector se reconozca como destinatario de esas traducciones y que su ajenidad se acentúe mucho más; y, por el otro, que el estilo, el tono y el contenido de la traducción se difuminen. De allí entonces que nosotros propongamos traducir un texto literario para cada comunidad lingüística, es decir para cada variante del español. En este caso específico, al español de México.

¿Qué significa traducir al español de México?

El mejor ejemplo de lo que implica traducir al español de México es Demasiado corazón de Pino Cacucci, la novela que elegimos para la primera edición del taller.

El autor, profundo conocedor de México por haber vivido varios años en este país y por ser traductor al italiano de la obra de Paco Ignacio Taibo II, es sin duda el mayor embajador de la cultura mexicana en Italia, puesto que ha dedicado casi la totalidad de su obra a México, a la mexicanidad y a los mexicanos de ayer y hoy. Ha escrito biografías noveladas de Frida Kahlo, Tina Modotti, y Nahui Ollin. Sus novelas Puerto Escondido (1990) y San Isidro Futbol (1991), ambas ambientadas en México, fueron llevadas al cine y filmadas en este país. Su relato de viajes La polvere del Messico (1996) lo publicó Joaquín Mortiz en 1997 (El polvo de México). Su última novela, Quelli del San Patricio (2015), narra las aventuras de los anarquistas irlandeses simpatizantes de la Revolución Mexicana.

Entre las novelas de este autor, elegimos una que estuviera ambientada en México. Por eso nada mejor que Demasiado corazón (Feltrinelli, 1999), ganadora del Premio Giorgio Scerbanenco de novela negra del Festival de Courmayeur.

Esta novela ya había sido traducida al español ibérico por Patricia Orts (Roca Editorial, 2007). La traducción de Orts ya está agotada y es imposible encontrarla en México; además, a los lectores mexicanos les resultaría ajena una traducción de un libro ambientado en México donde los personajes hablan español de España, donde hay muchas explicaciones innecesarias para el lector mexicano e imprecisiones de tipo cultural.

Una novela escrita por un italiano que tiene como telón de fondo a México requiere un enfoque traductológico distinto al de una traducción “normal”, es decir un libro escrito por un extranjero y cuya historia se desarrolla en un país extranjero. Puesto que el narrador y el personaje principal, Leandro, son italianos, nuestro propósito fue, por un lado, mantener la “mirada del otro” hacia México, es decir, no perder el filtro cultural a través del cual autor, narrador y protagonista perciben y describen la realidad y la cultura mexicana. Por el otro, pretendimos adaptar la traducción para el lector mexicano. En nuestro caso, esto implicó soluciones de traducción de distinto tipo, de las que pudo prescindir la traductora española, como correcciones, omisiones, expansiones y cuidado con las voces de los personajes.

Cuidado con las voces de los personajes

Prestamos especial atención a las voces de los personajes utilizando pocas expresiones jergales mexicanas cuando el que habla es extranjero, como en el caso de los personajes estadounidenses e intentamos hacer que los diálogos de los indígenas resultaran naturales al lector mexicano, al contrario de lo que sucede en la versión publicada en España, donde los indígenas hablan utilizando el “vosotros” español:

 

(IT)     –Abbiamo preso San Cristóbal. Ma non devi preoccuparti, non è nostra intenzione farvi del male.

            –Quanto pensate di fermarvi a San Cristóbal?

            –Finché potremo. Un giorno o una vita, cambia poco. Almeno per noi.

            –Cosa farete domani? Intendo dire… L’esercito non ci metterà molto ad organizzarsi. (225)

(ES)    –Hemos tomado San Cristóbal. Pero no debes preocuparte, no tenemos intención de haceros daño.

–¿Cuánto pensáis quedaros en San Cristóbal?

–Hasta que podamos. Un día o una vida, no cambia mucho. Al menos para nosotros.

–¿Qué haréis mañana? Quiero decir, el ejército no tardará mucho en organizarse. (230)

 

(MX)   –Tomamos San Cristóbal. Pero no te preocupes, no queremos hacerles ningún mal.

–¿Cuánto tiempo piensan quedarse en San Cristóbal?

–Hasta que se pueda. Un día o una vida, qué más da. Por lo menos pa’ nosotros.

–¿Qué van a hacer mañana? Quiero decir… al ejército no le tomará mucho tiempo organizarse.

También adaptamos algunos diálogos, como en el último capítulo cuando hablan unos indígenas zapatistas. En el texto original, éstos se expresan en italiano “estándar” y el narrador agrega “disse in uno spagnolo essenziale” (¨dijo en su español básico”) y “L’indio parlò con calma, misurando le parole nella lingua spagnola che non dominava del tutto” (“El indígena habló con tranquilidad, midiendo las palabras en español, idioma que no dominaba del todo”). Nosotros decidimos no reproducir ese italiano “estándar” con un español “estándar”, sino hacerlos hablar como los indígenas mexicanos que viven en el campo, procurando no caer en el lugar común.

(IT)     L’indio parlò con calma, misurando le parole nella lingua spagnola che non dominava del tutto.

–Hermano, se ti chiedi cosa accadrà domani, continuerai a non fare niente oggi. Non siamo qui per dare risposte, ma per porre domande. E in quanto al domani… abbiamo troppo cuore, per non credere che, da qualche parte, ci sia un domani anche per noi. Capisci cosa intendo dire? (225)

(ES)    El indio habló con calma, midiendo las palabras en el idioma español que no dominaba del todo.

–Hermano, si te preguntas por lo que sucederá mañana, hoy no harás nada. Nosotros no estamos aquí para dar respuestas, sino para plantear preguntas. Y en cuanto al mañana, tenemos demasiado corazón como para no creer que en alguna parte, debe de haber uno también para nosotros. ¿Entiendes lo que quiero decir? (230)

(MX)   El indígena habló con tranquilidad, midiendo las palabras en español, idioma que no dominaba del todo.

Hermano*, si te andas preguntando qué va pasar mañana, hoy vas seguir sin hacer nada. No ‘stamos aquí pa’ dar respuestas, más bien pa’ hacer preguntas. Y mañana… pa’ mañana tenemos demasiado corazón pa’ no creer que, en alguna parte, hay un mañana también pa’ nosotros. ¿Entiendes qué quiero decir?

Omisión de información redundante para el lector mexicano

En nuestra traducción omitimos toda información redundante para el lector mexicano, mientras que por supuesto la traductora española no siguió este criterio, pues tuvo que mantener para el público español las mismas informaciones que necesita el lector del texto fuente:

(IT) Il vulcano Popocatépetl si ergeva come un gigante possente. (66)

(ES) El volcán Popocatépetl se erigía como un poderoso gigante. (68)

(MX) El Popocatépetl se erguía como un gigante imponente.

(IT) Quindi, attraversarono l’intero stato del Sinaloa fino a Mazatlán. (175)

(ES) Ello suponía atravesar la totalidad del estado del Sinaloa hasta Mazatlán. (180)

(MX) Luego atravesaron todo Sinaloa hasta Mazatlán.

(IT) Veniva da La Paz, capitale della Baja California Sur, dove aveva ritirato i risultati delle ultime analisi. (15)

(ES) Venía de La Paz, capital de la Baja California Sur, donde había retirado el resultado de los últimos análisis. (13)

(MX) Venía de La Paz, donde había recogido los resultados de los últimos análisis.

(IT) L’appuntamento era nel giardino dello zocalo, la piazza principale di Loreto. (21)

(ES) La cita era en el jardín del zócalo, la plaza principal de Loreto. (19)

(MX) La cita era en el jardín del zócalo de Loreto.

 

Omisión de explicación del sentido de una palabra en español

Dado que el autor vivió varios años en México y habla perfectamente español, en ocasiones emplea palabras en esta lengua, que luego traduce o parafrasea en italiano. Estas explicaciones o paráfrasis se dan sobre todo cuando el autor utiliza realia, es decir,  palabras para nombrar cosas o costumbres típicas de México, que no existen en Italia y por lo tanto no hay una palabra específica para ellas, pero que en México tienen un nombre preciso, suficiente para denominar el objeto o la costumbre sin necesidad de una explicación (Vlahov: 1969). En cambio, la traductora española tiene que apegarse al texto fuente en italiano, pues a veces la cultura mexicana es tan distante de la española como lo es de la italiana.

En los siguientes ejemplos vemos que cuando el autor traduce o parafrasea el término que aparece en español, nosotros omitimos la explicación o la traducción, mientras que la traductora española la mantiene.

(IT) Cercò un pesero, un minibus che lo portasse alla Mesa de Otay. (146)

(ES) Buscó un pesero, un microbús que lo condujese hasta la Mesa de Otay. (151)

(MX) Buscó un pesero* que lo llevara a la Mesa de Otay.

 (IT) Tijuana è diventata tre città distinte: quella dei turisti […]… Quella degli abitanti originari, sempre più frastornati dal vortice di cambiamenti traumatici e, infine, l’agglomerato di “maquiladoras”, le industrie di assemblaggio straniere che attirano valanghe di messicani dal resto del paese. (70)

(ES) Tijuana se compone hoy de tres ciudades distintas: la de los turistas […]; la de los habitantes autóctonos, cada vez más aturdidos por la vorágine de cambios traumáticos; y, en último lugar, la aglomeración de “maquiladoras”, las industrias de ensamblaje extranjeras que atraen a una multitud de mexicanos procedentes del resto del país. (73)

(MX) Tijuana se convirtió en tres ciudades distintas: la de los turistas […]… La de los habitantes originarios, cada vez más trastornados por el torbellino de cambios traumáticos y, finalmente, la aglomeración de maquiladoras*.

(IT) Sulla terrazza, riparata da una palapa di palme intrecciate, c’era una mezza dozzina di tavoli occupati per lo più da messicani. (22)

(ES) En la terraza, protegidos por una palapa de palmas trenzadas, había una media docena de mesas ocupadas en su mayor parte por mexicanos. (20)

(MX) En la terraza, debajo de una palapa*, había una media docena de mesas ocupadas en su mayoría por mexicanos.

(IT) Quelli che non indossavano il passamontagna, avevano un fazzoletto sul volto, il tipico paliacate messicano a fiori o arabeschi su sfondo rosso. (225)

(ES) Aquellos que no llevaban pasamontañas se habían tapado la cara con un pañuelo, el típico paliacate mexicano con flores o arabescos sobre un fondo rojo. (229)

(MX) Los que no tenían pasamontañas, llevaban el típico paliacate rojo en la cara.

 

Expansiones

En algunas ocasiones tuvimos que añadir palabras para aclarar de qué se está hablando. Cuando la traductora española traduce “Veinte minutos después se había bebido ya la segunda cerveza y pidió un café. La taza grande de infusión aromatizada a la canela le confirmó que había perdido por completo sus costumbres de antaño”, nosotros sabemos que el narrador se refiere al “café de olla” y así lo tradujimos.

 

(IT) Nella loncheria ordinò uova fritte. Venti minuti dopo aveva finito anche la seconda birra e chiese del caffè. La grossa tazza di infuso aromatizzato alla cannella gli confermò che le sue abitudini di un tempo erano definitivamente perdute: il buon caffè andava apprezzato mezzo litro alla volta. (64)

(ES) En la lonchería pidió unos huevos fritos. Veinte minutos después se había bebido ya la segunda cerveza y pidió un café. La taza grande de infusión aromatizada a la canela le confirmó que había perdido por completo sus costumbres de antaño: el buen café había que apreciarlo tomando cada vez medio litro del mismo. (66)

(MX) En la lonchería* ordenó huevos estrellados. Veinte minutos después ya se había terminado la segunda cerveza y pidió un café de olla. La enorme taza de infusión con aroma a canela le confirmó que sus costumbres de antes se habían perdido definitivamente: el buen café se disfrutaba medio litro a la vez.

Corrección de errores presentes en el original

Si bien el escritor, por su interés personal, por haber vivido en México y por su oficio de traductor, es un profundo conocedor de la realidad mexicana, en ocasiones incurre en pequeños errores, peccata minuta. Esto implicó correcciones por nuestra parte, mientras que la traductora española confió plenamente en el autor y no sintió la necesidad de averiguar ciertos datos.

 

En el original un personaje que vive en Tijuana se refiere varias veces a este estado como “Baja California Norte”, cuando todos los tijuanenses se referirían a éste simplemente como “Baja California”, puesto que en México no existe el estado de Baja California Norte, sino sólo los de Baja California y Baja California Sur.

(IT) anni 36, operaio di maquiladora, residente nella Unidad Habitacional El Porvenir 1, Tijuana, Baja California Norte. (49)

(ES) 36 años, trabajador de maquiladora, residente en la unidad habitacional El Porvenir 1, Tijuana, Baja California Norte. (49)

(MX) 36 años, obrero de maquiladora*, residente en la Unidad Habitacional El Porvenir 1, Tijuana, Baja California.

 

A veces nuestras adaptaciones fueron dobles, es decir que intervenimos tanto con una corrección como con una omisión, como en el siguiente ejemplo donde habla de ciudad Nezahualcóyotl en el Estado de México como una colonia de la Ciudad de México:

 

(IT) Dal DF. Da qui. Cioè, dalla colonia Neza. (34)

(ES) Del DF. De aquí. Es decir, de la colonia Neza. (32)

(MX) De Neza. Del Estado, pues.

 

¿Qué significa traducir contemporáneamente a más variantes del español?

Nuestro taller ha trascendido las fronteras de México gracias a internet. Sin embargo, en lo que se refiere a las fronteras lingüísticas, decidimos mantenerlas: los participantes que nos siguen a distancia de otros países tienen la libertad de traducir a su propia variante, sin ningún tipo de imposición por nuestra parte (es decir, por parte de los mexicanos que somos la mayoría).

A la tercera edición del taller, en el que tradujimos Cuerpo de Tiziano Scarpa, se sumaron participantes a distancia y empezamos a impartir el laboratorio en videoconferencia con Campeche y Cuernavaca, México, y con Rosario, Argentina. Desde entonces traducimos contemporáneamente a dos variantes del español, que en el caso del tercer taller fueron la mexicana y la argentina. Nuestra participante argentina se encargó de argentinizar toda nuestra traducción y nosotros de “mexicanziar” los capítulos que le tocaron traducir. Al proyecto se sumaron también Monserrat Ferro –española, participante del cuarto taller– y Yoss –escritor cubano de ciencia ficción, admirador de la literatura de Tiziano Scarpa–, quienes se encargaron respectivamente de “iberizar” y “cubanizar” nuestra traducción de Cuerpo. Por esto, cuando se presentó la traducción en presencia del autor a finales del año pasado pudimos contar con cuatro traducciones distintas de un mismo texto: una con la variante del español de México, hecha por los participantes presenciales; una con la variante de Argentina y una al español peninsular, a cargo de dos participantes a distancia; y una con la variante de Cuba, por un escritor habanero.

Además de resultar interesante para los participantes confrontarse con otra variante del español, que los sensibiliza a la cantidad de mexicanismos que emplean cotidianamente sin darse cuenta, esta práctica nos abre otro mercado editorial, puesto que, una vez que la traducción está terminada y revisada, podemos proponer el fruto de nuestro trabajo tanto a editoriales mexicanas como de otros países hispanohablantes.

Como muestra de la divergencia entre las traducciones, incluyo un párrafo donde se evidencian en amarillo las diferencias entre la versión mexicana y la española de Toca, Nora Blume de Claudia Quadri, que tradujimos en la cuarta edición del Laboratorio:

 

IT Correre, ascoltare: qualcuno affittava un appartamento a prezzo modico? Una volta la pigione non pagata li aveva costretti a un furtivo trasloco notturno. Apriva una fabbrica, un cantiere? Qualcuno cercava un magazziniere? Nora Blume ascoltava, passava il tempo a salvarsi, a salvarli entrambi. Aveva segnalato ad André un posto di guardiano notturno in un autosilo e lui aveva organizzato una bisca nel suo gabbiotto: un po’ sorvegliava il parcheggio, un po’ giocava a carte. Quando l’avevano buttato fuori Nora Blume aveva già pronto un altro indirizzo: quello di una discarica, dove André aveva passato mesi a spostare mucchi di rottami arrugginiti con un piccolo bulldozer. Erano anni in cui l’economia girava, c’era lavoro per tutti. Nora Blume andava a scuola, portava a spasso cani, cambiava pannolini, strappava erbacce, faceva i compiti, studiava il pianoforte, cercava di gestire le loro vite. Sua zia Beatrice, clarinetista, versava piccole somme su un conto in banca che le aveva aperto al’insaputa di André.
MX Correr, escuchar: ¿alguien rentaba un departamento por un módico precio? Una vez que no habían pagado la renta, se habían visto obligados a una furtiva mudanza nocturna. ¿Abría una fábrica, una obra? ¿Alguien buscaba un almacenista? Nora Blume escuchaba, pasaba el tiempo salvándose, salvando a ambos. Le había indicado a André un puesto de velador en un estacionamiento y él había organizado un garito en su caseta: tantito vigilaba el estacionamiento, tantito jugaba a las cartas. Cuando lo corrieron, Nora Blume ya tenía otra dirección; la de un deshuesadero, en el que André había pasado meses moviendo montones de chatarra oxidada con un bulldozer pequeño. En esos años la economía funcionaba, había trabajo para todos. Nora Blume iba a la escuela, sacaba a pasear perros, cambiaba pañales, arrancaba maleza, hacía la tarea, estudiaba piano, intentaba dirigir sus vidas. Su tía Beatrice, clarinetista, le depositaba pequeñas sumas en la cuenta de un banco que le había abierto a escondidas de André.
ES Correr, escuchar: ¿alguien alquilaba un departamento por un módico precio? Una vez que no habían pagado el alquiler, se habían visto obligados a una furtiva mudanza nocturna. ¿Abría una fábrica, una obra? ¿Alguien buscaba un almacenero? Nora Blume escuchaba, pasaba el tiempo salvándose, salvando a ambos. Le había indicado a André un puesto de guardián nocturno en un aparcamiento y él había organizado una timba en su garito: un poco vigilaba el aparcamiento, un poco jugaba a las cartas. Cuando lo echaron, Nora Blume ya tenía otra dirección; la de un desguace, en el que André había pasado meses moviendo montones de chatarra oxidada con un buldócer pequeño. En esos años la economía funcionaba, había trabajo para todo el mundo. Nora Blume iba a la escuela, sacaba a pasear perros, cambiaba pañales, arrancaba maleza, hacía los deberes, estudiaba piano, intentaba dirigir sus vidas. Su tía Beatrice, clarinetista, le ingresaba pequeñas sumas en la cuenta de un banco que le había abierto a escondidas de André.

 

 

Marco teórico: El aprendizaje colaborativo.

Nuestra metodología de trabajo se inspira en el aprendizaje colaborativo, es decir el uso de grupos de estudiantes que trabajan juntos para maximizar el aprendizaje, a sabiendas de que el aprendizaje significativo y duradero se produce mediante el compromiso personal y activo de los estudiantes en un enfoque centrado en el aprendiz. Esta metodología ofrece a los alumnos la oportunidad de adquirir valiosas competencias y disposiciones interpersonales y de trabajo en equipo, participando en grupos orientados en una tarea. En este tipo de aprendizaje, cada miembro es responsable ante los demás y depende de ellos para tener éxito, para alcanzar el objetivo del proyecto, en nuestro caso, la publicación digital de un libro.

El rol del profesor en el aprendizaje colaborativo.

En el aprendizaje colaborativo, el profesor y los aprendices comparten la responsabilidad de la experiencia de aprendizaje y del cumplimiento del objetivo. El rol del profesor cambia de “the sage on the stage” (“el sabio en el escenario”) al de “the guide on the side” (“el guía a tu lado”) (McWhaw: 2003). De esta forma, el profesor se vuelve simplemente una persona que asiste a los estudiantes durante el proceso de aprendizaje; su responsabilidad consiste en convertirse, junto con los alumnos, en miembro de una comunidad que busca el saber (Barkley: 2005), que trabaja de manera colectiva para alcanzar el objetivo final, que en nuestro caso es traducir un libro hasta que esté listo para su publicación.

El profesor desempeña un papel mínimo en la configuración y dirección del trabajo del grupo de aprendizaje. Su rol es más bien el de entrenador (observando, corrigiendo y trabajando con los estudiantes para mejorar su desempeño), facilitador (disponiendo el ambiente de aprendizaje para estimular el aprendizaje auto-dirigido), director o gestor del aprendizaje/proyecto (haciendo hincapié en el proceso secuencial de fijar las condiciones y controlar el proceso de producir los resultados deseados) y co-aprendiz, compañero de los participantes (destacando la función social de la construcción del conocimiento) (Barkley: 2005).

El papel del profesor en el aprendizaje colaborativo, según Barkley (2005), debe incluir las siguientes responsabilidades:

  1. Orientar a los alumnos sobre los objetivos y finalidades del aprendizaje colaborativo;
  2. Tomar decisiones respecto al tamaño, duración y funcionamiento de los grupos de aprendizaje;
  3. Estructurar la tarea de aprendizaje de manera que su realización requiera tanto el trabajo individual como el del grupo;
  4. Diseñar y asignar tareas de aprendizaje;
  5. Garantizar la participación activa y constructiva;
  6. Crear un ambiente productivo de aprendizaje/enseñanza/trabajo, en el cual los estudiantes estimulen y motiven a sus compañeros para que se impliquen en el aprendizaje.

El grupo

En el Laboratorio Trādūxit trabajamos con grupos de traductores muy heterogéneos. No son los típicos grupos de estudiantes que toman un seminario de traducción dentro de una carrera en traducción o letras donde todos tienen más o menos el mismo nivel de dominio de la lengua y de experiencia en la traducción. Tampoco son los típicos grupos de traductores que se reúnen para traducir algo en equipo. Al grupo del Laboratorio Trādūxit llegan participantes con backgrounds, experiencias y competencias distintas, que tienen diferentes necesidades culturales, sociales y de aprendizaje.

Para unos es su primera experiencia de traducción, otros ya tienen traducciones publicadas. Algunos aprendieron italiano en los cursos de lengua del Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México, unos son estudiantes de la carrera de Letras Italianas de la UNAM, otros de la Maestría en Traducción de El Colegio de México, unos vivieron varios años en Italia y algunas participantes son italianas. Las edades también son muy variadas, en el grupo actual hay una diferencia de más de 50 años entre el más joven y las menos jóvenes. En los grupos, además de un núcleo considerable formado por estudiantes y personas con formación en letras modernas o en traducción, hay participantes de diferentes profesiones y formaciones distintas (un investigador en filosofía, una dentista, una politóloga, un técnico de sonido, una fotógrafa, un ingeniero, una publicista) que ya tenían o que descubrieron en nuestro taller la pasión por la traducción.

Trabajar con un grupo tan grande (el más pequeño que hemos tenido fue de 12 y el más grande fue de 19 participantes) y heterogéneo puede presentar inconvenientes, pero desde la primera edición del Laboratorio logramos convertir los que pudieran parecer inconvenientes en un valor pedagógico, aprovechando las múltiples perspectivas socioculturales y el hecho de que cada miembro tuviera niveles distintos de habilidades relevantes. En el Laboratorio los participantes están en contacto con personas que tienen ideas, antecedentes, competencias y experiencias diversas, y siempre se producen ricas interacciones e intercambios, todos aprenden de todos, cada uno aporta algo de su campo de experiencia, demostrando que “la suma de las partes interactuando es mayor que la suma de las partes solas” (Spencer Kagan: 1994).

 

Objetivo y motivación

Al traducir en grupo pueden surgir problemas, como por ejemplo que algunos abandonen el proyecto porque no se sienten a la altura de los demás compañeros, o porque se desvanece el entusiasmo inicial; que otros no cumplan con lo que tienen que hacer y todo el grupo se vea afectado por el retraso en la entrega; que un participante no tome a bien las observaciones que se hacen a su traducción, etc.

Nosotros ofrecemos dos modalidades de participación: una pasiva y otra activa. En la modalidad pasiva, uno asiste a las sesiones, puede participar en las discusiones, pero no se compromete a entregar ninguna traducción que luego sea objeto de correcciones y forme parte de la versión publicada. Por el momento, en las cinco ediciones del Laboratorio que hemos tenido, nadie ha elegido la modalidad pasiva. La modalidad activa requiere motivación y empeño. En un grupo se puede dar lo que se conoce como social loafing (holgazanería social), es decir que las personas desempeñan un esfuerzo menor cuando trabajan en grupo que cuando trabajan de forma individual (Latané: 1979). Sin embargo, también es sabido que la holgazanería social se da cuando las personas sienten que su esfuerzo no es necesario, mientras que se esfuerzan cuando sienten que su trabajo es indispensable y cuando sus esfuerzos y contribuciones son reconocidos (Sheppard: 1999). Para evitar la holgazanería social en un agrupamiento tan grande y heterogéneo, hay que tener objetivos claros y es necesario que el objetivo final sea suficientemente difícil para que los participantes estén convencidos de que éste no se puede lograr sin la contribución de cada uno de ellos (Meyers: 1997). Así es en nuestro grupo: todos saben que no podrían traducir solos una obra entera y que únicamente lo pueden hacer en grupo bajo la guía de los coordinadores.

En general, todos los miembros del Laboratorio están motivados a participar activamente debido a que la traducción se va a publicar con su nombre y a que al final de la versión publicada en línea por el Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México aparecerá una semblanza de cada traductor. Los participantes tienen tanto una motivación extrínseca, que es la de alcanzar un resultado deseado a través de una actividad, pues sienten que el objetivo es relevante e importante y que al alcanzarlo lograrán también beneficios personales. Y tienen también una motivación intrínseca, que es la inherente a la actividad en sí misma, cuando se percibe interesante y agradable (Deci: 1985), pues siempre se forma un grupo dinámico, siempre se arman discusiones interesantes y divertidas, se hacen amistades, etc. En el grupo se crea un sistema de tensión que motiva a la persona hasta que alcanza el objetivo y se genera una interdependencia positiva, un esprit de corps, puesto que el resultado final depende de las contribuciones de todos, y todos saben que el objetivo no se puede alcanzar si no trabajan juntos.

Trabajar junto con los autores

En la segunda edición del taller, gracias al apoyo del Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México, fue posible invitar a Rosa Matteucci, a quien estábamos traduciendo en ese entonces. La autora nos visitó en las últimas sesiones y nos aclaró muchas dudas, nos explicó claves de lectura y nos contó anécdotas que ampliaron nuestra visión de la obra.

La colaboración de la autora, con quien compartimos la fase final de este trabajo, fue determinante para confirmar lo que metodológicamente ya habíamos establecido con anterioridad. De igual modo, nos constata la importancia que significa trabajar de la mano del autor para entregar al lector la mejor traducción.

Tener un contacto directo con los autores italianos que traducimos, no sólo es muy motivante para los participantes, sino que nos permite sensibilizar a los escritores sobre las variantes del español y las desventajas de ser traducidos sólo al español ibérico o a un español estándar o panhispánico que en el caso de la literatura no basta para recrear toda una serie de actos de habla que obedecen a aspectos socioculturales y que siguen criterios pragmáticos propios de cada comunidad hablante. En este intento, Rosa Matteucci fue nuestra aliada y, durante su estancia en México, publicó lo siguiente en su página web: “Ignoraba que en México, donde se habla un español con tantas diferencias dialectales y sentimentales, los mexicanos solamente podían leer a los autores extranjeros en español ibérico, lo cual, señores míos, es como si nosotros los italianos estuviéramos obligados a leer a Philip Roth o a Faulkner en dialecto genovés. ¡Qué vergüenza! La traducción de mi novela al español mexicano es un acto de justicia social e intelectual. ¡Arriba la revolución literaria!”.

Reglas claras

Para garantizar la responsabilidad individual, es decir que cada traductor se comprometa a realizar su parte del trabajo, hay que estructurar la actividad de manera que cada uno contribuya por igual y el trabajo se divida de manera equitativa y todos los participantes deben comprometerse activamente a trabajar juntos para alcanzar los objetivos establecidos. Para que todos cumplan con lo que se requiere para lograr la meta en común, tuvimos que establecer lineamientos claros respecto a la modalidad de trabajo y a la participación en el taller y hacerlos respetar. La primera sesión del Laboratorio pensamos y redactamos entre todos unas reglas que nos ayudan a alcanzar el objetivo en común. Para el bien del grupo, a partir de ellas elaboramos colectivamente una carta compromiso. La carta del cuarto taller fue la siguiente:

Yo, ________________________ , me comprometo formalmente a:

  • Asistir puntualmente a las sesiones del Laboratorio y, en caso contrario, a notificar mi ausencia con antelación a los coordinadores (Barbara Bertoni y Tomás Serrano Coronado).
  • Enviar semanalmente la traducción de la cuartilla asignada en formato electrónico (Times New Roman 12, interlineado doble, margen normal, sin justificar), a más tardar a las 20:00 del martes previo a la sesión de trabajo, a seminariotraduzione@gmail.com y a todos los involucrados en el proyecto. Este archivo y su encabezado respectivo tiene que llamarse NB_CapX_PX.
  • Revisar la traducción del compañero del cual soy revisor y mandarle mis observaciones SÓLO a él.
  • Mandar mi traducción semanal a TODO el grupo con las observaciones que me haya hecho el revisor y que yo haya aceptado o rechazado nombrando el archivo y el encabezado NB_CapX_PX_R.
  • Revisar que el encargado de digitalizar las correcciones haya pasado TODAS las correcciones de mis respectivas cuartillas y que, en caso de haber algún comentario, a hacerlo la sesión siguiente.
  • Asistir a cada sesión con una copia de los avances recibidos y de los propios.
  • Mantener una actitud de respeto y tolerancia ante la dinámica de trabajo grupal.
  • Cumplir con los estándares de calidad establecidos por el grupo: hacer las investigaciones correspondientes, buscar en los diccionarios, NO HACER PERDER TIEMPO CON ERRORES DE FORMATO, NI CON ERRORES DE ATENCIÓN, etc.
  • Estar al corriente con todo el trabajo asignado a más tardar el 15 de noviembre.

 

Estoy de acuerdo de que, en caso de no cumplir con cualquiera de los puntos anteriores, quedaré excluido del proyecto final.

_______________________________________

Nombre y firma

Ciudad de México, 10 de noviembre de 2017

El método Trādūxit

En muchos casos, cuando se habla de traducir en grupo, se entiende que los traductores traducen por su cuenta y luego hay un profesor o un revisor que corrige y homologa las traducciones. En cambio, cada una de nuestras páginas así como la traducción completa deben considerarse como un trabajo verdaderamente colectivo, puesto que los coordinadores del taller no somos los únicos que nos ocupamos de corregir las traducciones: si bien cada participante traduce de forma individual las partes que les fueron asignadas, durante las sesiones de corrección colectiva, todos los traductores son muy participativos, todos contribuyen a enriquecer el trabajo de los demás con sus comentarios y observaciones, y todos se muestran tolerantes respecto a las críticas de los demás y cada uno, incluso los más jóvenes y con menos experiencia, aporta su granito de arena para mejorar el producto final.

La metodología de trabajo que adoptamos es la siguiente: cada participante traduce una cuartilla por semana en casa, respetando las reglas de formato previamente establecidas y decididas por común acuerdo. Luego hay un proceso de revisión entre pares, es decir que a cada participante se le asigna un revisor, que revisa la traducción antes de que la reciba todo el grupo. La corrección entre pares ayuda a enseñar a los alumnos a identificar los errores en el trabajo de otros, desarrollando así las competencias de evaluación crítica que pueden aplicar a sus propias traducciones. Además, facilita una crítica constructiva a los compañeros, que pueden mejorar sus trabajos antes de entregarlos

Antes de cada sesión los coordinadores revisan todas las cuartillas que se van a discutir conjuntamente. Durante los encuentros se lee en voz alta la traducción y tanto los coordinadores como los participantes intervienen con sus propuestas de cambios que siempre dan lugar a animadas y productivas discusiones. Dichas propuestas de cambio, muchas veces parten de los intereses y conocimientos de cada uno de los participantes. Por ejemplo, en el caso del primer taller, un participante nos ayudó con el lenguaje cinematográfico, otra con los nombres de las armas, otro con los términos del boxeo, otro con el lenguaje altisonante, los menos jóvenes les recordaban a los más jóvenes que algunas expresiones coloquiales no estaban en uso en la época en que está ambientada la novela, algunos se revelaron particularmente hábiles en las investigaciones por internet, etc. Cada uno aporta algo de sus conocimientos para enriquecer la traducción y todos aprendemos de todos. Lo que demuestra la frase que se le atribuye a Einstein y que se volvió el lema de nuestra manera de trabajar: “Todos somos ignorantes, pero no todos ignoramos lo mismo”.

En las sesiones del taller, los traductores deciden aceptar o rechazar las sugerencias que se les hacen. Cada sesión un participante se encarga de transcribir las correcciones aceptadas y de enviarle a todo el grupo la versión corregida de cada cuartilla.

Homologación

El proceso de homologación no es fácil. A lo largo de todo el taller vamos anotando las palabras y expresiones que se repiten en el libro para asegurarnos de que siempre aparezcan traducidas de la misma forma. Este trabajo sólo es posible gracias a los participantes, que en cada sesión del taller nos recuerdan las soluciones previamente adoptadas.

 

Revisión

Al final del taller, se realiza la revisión de la traducción con miras a la publicación en la que colaboran todos los participantes, cada uno aportando sus competencias específicas. Un participante que maneja muy bien los recursos informáticos, se encarga de juntar todas las cuartillas en un solo documento Word. Otra participante, se ocupa de uniformar el texto de la traducción con respecto a sangrías, espacios, mayúsculas, títulos de los capítulos, etc. Otros verifican que los términos que aparecen más veces fueran traducidos siempre de la misma forma que habíamos convenido. Una participante que tiene experiencia como correctora de estilo, se encarga de la revisión de la puntuación. Las participantes italianas revisan la traducción comparándola con el original para asegurarse de que no haya omisiones. Finalmente, todos proceden a una lectura y revisión del libro entero y nos reunimos una última vez para discutir las correcciones sugeridas.

Celebración de los logros

La celebración de los logros del grupo honra el rendimiento de los estudiantes, da fe pública de los éxitos y sirve de muestra sincera de aprecio del trabajo bien hecho. En conclusión: refuerza el aprendizaje. (Barkley: 2007)

Al final de cada edición del Laboratorio, cuando la traducción está lista para su publicación, hacemos una presentación en el aula magna del Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México para anunciar la publicación en línea de la traducción en la página web de dicho Instituto y para que el director entregue a cada miembro del Laboratorio un diploma que constate su participación en el taller y en la traducción. En esa presentación los participantes son los protagonistas. Una vez más, demuestran el espíritu de colaboración y el esprit de corps que los caracteriza durante el taller. Hay alguien que siempre hace de director técnico y técnico de sonido, preparando una presentación de Powerpoint y algunos audios y videos. Algunos intervienen con sus observaciones respecto a la experiencia y a los problemas de traducción que encontraron, otros hacen lecturas dramatizadas de la traducción. Las últimas presentaciones las hemos grabado y las subimos ya sea al canal de YouTube del Círculo de Traductores como al del propio Instituto. Como grupo hemos hecho también presentaciones de las traducciones en la Casa Vlady de la UACM (Universidad Autónoma de la Ciudad de México), el Instituto Goethe de la Ciudad de México (para el Círculo de Traductores), etc.

En conclusión, el Laboratorio Trādūxit se ha vuelto un espacio de formación de traductores literarios del italiano al español con un gran número de participantes (31 en la más reciente edición, divididos en dos días). Su propuesta formativa es que:

  1. Pueden inscribirse personas que no tienen ninguna experiencia previa en traducción;
  2. Traducimos en grupo todo un libro con miras a la publicación;
  3. El grupo es coordinado por dos docentes de traducción: uno mexicano y otra cuya lengua madre es el italiano;
  4. Trabajamos con grupos heterogéneos, apoyándonos en la metodología del aprendizaje colaborativo;
  5. Los participantes colaboran en todo el proceso editorial: traducción y revisión, publicación digital, propuesta del texto a editores, presentación del libro;
  6. Trabajamos en relación estrecha con el autor;
  7. Se puede participar presencialmente o a distancia (en vivo online) desde otros estados de la República Mexicana y desde otros países hispanohablantes;
  8. Los traductores se confrontan con otra variante del español, puesto que traducimos a mínimo dos variantes del español a la vez;
  9. Publicamos la traducción en versión digital en la página web del Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México;
  10. Publicamos, de ser posible, también una versión impresa;
  11. Publicamos fragmentos de la traducción en revistas literarias;
  12. Hacemos presentaciones de la traducción en presencia del autor en el Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México y, de ser posible, en otros espacios.

 

Bibliografía

Barkley, Elizabeth F., et al. (2007). Técnicas de aprendizaje colaborativo, trad. Pablo Manzano, Madrid, Ediciones Morata.

Cacucci, Pino (1999). Demasiado corazón, Milán, Feltrinelli.

Cacucci, Pino (2007). Demasiado corazón, trad. Patricia Orts, Barcelona, Roca Editorial.

Deci, E. y Ryan, R. (1985). Intrinsic Motivation and Self-determination in Human Behavior, Nueva York, Plenum.

Johnson, David W. y Johnson, Roger T. (2003). “Student motivation in co-operative group: social interdependence theory”, en Cooperative Learning. The social and intellectual outcomes of learning in groups, ed. Robyn M. Gilles y Adrian F. Ashman, Londres y Nueva York, RoutledgeFalmer.

Kagan, Spencer y Kagan, Miguel (1994). Kagan Cooperative Learning, San Clemente, Kagan Publishing.

Latané, B., Williams, K. y Harkins, S. (1979). “Many Hands Make Light the Work: The Causes and Consequences of Social Loafing”, en Journal of Personality and Social Psychology, 37: 822-32.

McWhaw, Kathrine, et al. (2003). “From co-operation to collaboration”, en Cooperative Learning. The social and intellectual outcomes of learning in groups, ed. Robyn M. Gilles y Adrian F. Ashman, Londres y Nueva York: RoutledgeFalmer.

Meyers, S.A. (1997). “Increasing student participation and productivity in small groups activities for psychology classes”, en Teaching of Psychology, 24: 105-15.

Quadri, Claudia. (2013). Suona, Nora Blume, Bellinzona: Edizioni Casagrande.

Sheppard, J.A. y Taylor, K.M. (1999). “Social loafing and expectancy-value theory”, en Personality and Social Psychology Bulletin, 25: 1147-58.

Vlahov, S. y Florin S. (1969). “Neperovodimoe v perevode. Realii” en Masterstvo perevoda 6: 432-456.

_________________________________________________

Barbara Bertoni está graduada en traducción por la Escuela Superior de Lenguas Modernas para Interpretes y Traductores de Trieste, y por Lingüística Hispánica en la UNAM. Traduce narrativa del español, del inglés, del francés, del portugués, del catalán para diferentes editoriales italianas. Ha impartido cursos de traducción literaria en diferentes instituciones en Italia, Gran Bretaña y México. Desde  2015 dirige el Laboratorio Trādūxit del Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México.

Hecho en México, todos los derechos reservados 2024. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

El contenido aquí expuesto no necesariamente refleja la opinión de la institución, y es responsabilidad exclusiva del administrador del blog.