Sala de Prensa Acatlán



En la Sala de videoconferencias del Centro Tecnológico de Educación a Distancia se realizaron las Segundas Jornadas Antroponomásticas, en las que desde diversas perspectivas analizaron el origen y desarrollo de los nombres propios de las personas.

El año pasado la Facultad de Estudios Superiores Acatlán fue la sede de las primeras jornadas de este tipo, en la segunda edición nuestro campus pasó la batuta a la Universidad Estatal del Oeste del Paraná, en Brasil, explicó la doctora Yolanda Guillermina López Franco al inaugurar el evento.

López Franco, investigadora de la FES Acatlán destacó que uno de los objetivos del encuentro es la creación de una Asociación Mexicana de Onomástica, “ya que en el país no existe ningún organismo que se encargue de este tipo de investigación y tampoco existe una representación de este tipo ante organismos internacionales como el International Council of Onomastic Sciences”, destacó.

La primera videoconferencia estuvo a cargo de la doctora Ana Zabalza Seguín, de la Universidad de Navarra, quien describió cómo la historia del Reino de Navarra está íntimamente ligada a los apellidos de esa zona, por ejemplo, Martínez, Echeverría, Iriarte o Elizalde.

En su ponencia titulada El papel del Estado en la formación de los apellidos, Zabalza Seguín explicó que el reino medieval de Navarra era independiente de España y Francia, sin embargo, en 1515 Fernando El Católico lo conquistó y lo anexó a Castilla, aunque en 1527 los conquistadores abandonan la parte de la Baja Navarra por su difícil acceso y defensa, esa zona queda en manos de Juana de Navarra, quien se convierte al calvinismo y empieza una persecución contra los católicos, quienes cruzan la frontera quedándose en la parte española.

A partir de estos acontecimientos se empieza a hacer una diferenciación entre los apellidos de la Baja Navarra (ubicada en territorio francés) y la Alta (en territorio español), a pesar de que ambas regiones tienen en común la lengua vasca, señaló la especialista.

La experta mencionó que mientras el sistema antroponomástico del lado español se parecía más a los sistemas modernos en donde los
apellidos se heredaban a los hijos en línea paterna, en el lado francés era diferente, ya que los apellidos de alguien podían provenir del nombre de la casa donde habitaba, incluso si una mujer era dueña de la casa, era ella quien heredaba los apellidos. La experta destacó la forma en cómo los apellidos de ciertas regiones son un indicador de los movimientos migratorios.

Las actividades de las Segundas Jornadas Antroponomásticas continuarán hasta el 16 de octubre y se presentarán conferencias en español y portugués como: la Estructura fónica de los nombres del nuevo repertorio antroponímico español, los Patronímicos en la Nueva España del siglo XVI, Una mirada a la historia de Santa Fe, Nuevo México, a través de los nombres y apellidos en sus calles, la Percepción de los nombres de pila y sus efectos hoy en Alemania, Antroponomástica comparada, entre otras.

Categoría(s): Boletines

Sin comentarios

Entradas recientes

Hecho en México, todos los derechos reservados 2019. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

El contenido aquí expuesto no necesariamente refleja la opinión de la institución, y es responsabilidad exclusiva del administrador del blog.