Sala de Prensa Acatlán


El doctor Fernando Tocora López, miembro de la Asociación Latinoamericana de Derecho Penal y Criminología, dictó la conferencia magistral Crítica de la razón judicial, donde describió que el poder judicial moderno nació en la Revolución Francesa; sin embargo, desde su origen tuvo una minusvalía en comparación con el legislativo y ejecutivo, dado que su primera función, ser la “boca de la ley”, solo transmitía, no reflexionaba. Destacó también que los miembros de este poder han perdido la capacidad de juzgar por estar alejados de la realidad.

En el Auditorio de videoconferencias del Posgrado de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, Tocora López señaló que las leyes se generan en lugar y momento determinados, de ahí que, a comparación del legislador, la función del juez sea precisar el tiempo en el que se aplica la norma, ya que el Derecho no es lo mismo que la justicia.

Sin embargo, agregó que el poder judicial cayó en un autismo, en dogmatismo. Explicó que el positivismo, en boga durante el siglo XIX ayudó al desarrollo de las ciencias exactas, y provocó en el Derecho un fetichismo político que volvió a la ley algo intocable. El positivismo hace que el Derecho responda a la eficiencia y no a los valores o a una justicia equitativa para todos, dijo.

Las leyes no son siempre la expresión de la libertad popular, a veces se hacen para beneficio de particulares o corporaciones, por ello consideró que lo primero que deben hacer los jueces es juzgar la ley y su constitucionalidad.

El también exmagistrado de Colombia puntualizó que en la aparición del neoconstitucionalismo a partir de la Segunda Guerra Mundial, a su término los países formaron pactos para proteger los Derechos Humanos, a estos tratados se les han dado herramientas para que no sean letra muerta, y sean realmente efectivos, por ejemplo, los llamados bloques de constitucionalidad.

El experto reflexionó también acerca el Derecho Romano propio de una sociedad esclavista y actualmente lejos de nuestra sociedad, que se dice democrática.

Otra cuestión sobre la que disertó es la irracionalidad del sistema jurídico que ha sido excluyente. El Derecho ha sido código para los subalternos, para los de abajo, destacó. Como ejemplo, describió el caso de Edwin H. Sutherland, quien acuñó el término Delitos de cuello blanco, identificados como actos con un alto impacto en la sociedad, en comparación con la criminalidad marginal.

Categoría(s): Boletines

Sin comentarios

Entradas recientes

Hecho en México, todos los derechos reservados 2019. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

El contenido aquí expuesto no necesariamente refleja la opinión de la institución, y es responsabilidad exclusiva del administrador del blog.