Sala de Prensa Acatlán




La comunidad que inició la construcción de la historia del futbol americano en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, celebró en la Casa Club del Académico, en Ciudad Universitaria el más reciente encuentro de la Hermandad Puma.

Con la finalidad de celebrar 40 años de que nuestro campus abriera sus puertas para la práctica del futbol americano, coaches, jugadores, porristas y directivos se reencontraron y rememoraron los triunfos y retos que han enfrentado los dos equipos que desde 1977 existen: Osos Coatlicue y Pumas Acatlán.

Como parte de la celebración se entregó un reconocimiento al Doctor Manuel Martínez Justo, quien mencionó que el futbol americano es el deporte emblemático de la Universidad Nacional, en el cual se forman los valores universitarios y se genera el sentimiento de identidad y pertenencia: “Acatlán no sería lo que es sin el futbol americano y un gran equipo. Lo que hacemos en la vida tiene un eco en la eternidad y ustedes han hecho a Acatlán eterno”, expresó el Director al recibir dicho reconocimiento.

También se entregaron reconocimientos a Gladys Weil Olivares, primera porrista y organizadora del grupo de animación; a Protasio Pajarito Cabrera Espinoza, el primer trainner de la organización y al coach Arturo Alonso Escobar, por los campeonatos en Liga Mayor en 1983 y 1987 respectivamente.  Además, el Salón de la Fama Nacional entregó un reconocimiento a la comunidad de futbol americano de Acatlán para reconocer la trayectoria de Osos Coatlicue y Pumas Acatlán.

El doctor Jacinto Licea Mendoza, coach del IPN e invitado especial, felicitó a nuestra institución por este logro y los invitó a nunca rendirse.

En el reencuentro, estuvo presente Sergio Vitzimereugari Hurtado, quien entró al equipo  en 1978 y jugó hasta 1983 en las categorías Juvenil e Intermedia; el ex atleta rememoró lo vivido en nuestra institución, y su paso como primer capitán en la categoría Juvenil en Osos Coatlicue: “pertenecer a esto es increíble; me da gusto que a 40 años esta siga siendo una gran Facultad y espero que el equipo siga adelante, unido, con esta gran historia”, externó quien fuera linebacker.

Por su parte, Reyes Hugo Torres Merino, ex guardia central, recordó que comenzó a jugar en 1980 en Oseznos Acatlán. Explicó que el encuentro le trae gratos recuerdos pues tuvo la oportunidad de recordar parte de su historia. “Acatlán nació como una institución grande y lo sigue siendo”, mencionó el actual profesor universitario en el Colegio de Ciencias y Humanidades Naucalpan.

A su vez, el coach Arturo Alonso Escobar rememoró su paso por nuestra Facultad como una época de retos, pues cuando decidió dirigir al equipo éste se encontraba en el último lugar de Liga Mayor. “Trabajamos hasta ganar dos campeonatos y logramos lo que nunca se había logrado en Acatlán: ser campeones nacionales”, recordó. Asimismo dijo que se encuentra agradecido por colaborar para hacer de los Osos, hoy Pumas Acatlán, un gran equipo.

Alonso Escobar invitó a los actuales jugadores a “partirse el alma en el campo de juego porque están representando a la FES Acatlán, una institución de excelencia”.

Inicio del futbol americano en Acatlán

A mediados de 1977, la Dirección General de Deportes de la UNAM integró al programa de futbol americano dos equipos que jugarían fuera de las instalaciones de Ciudad Universitaria. Por ello, al norte de la ciudad, la entonces Escuela Nacional de Estudios Profesionales (ENEP) Acatlán recibió al equipo de los Osos Coatlicue, a cargo del coach Santiago Caballero Ortega.

En 1978 los Osos se presentaron en la categoría intermedia con el coach Mario Hernández Verduzco y en la Liga Mayor con el coach Carlos Robles Vázquez.

Categoría(s): Boletines

Sin comentarios

Entradas recientes

Hecho en México, todos los derechos reservados 2019. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

El contenido aquí expuesto no necesariamente refleja la opinión de la institución, y es responsabilidad exclusiva del administrador del blog.